NoticiasPartner & Branded Content

¿Por qué fracasan las empresas? Fuckup Nights encontró 16 formas de fracasar y cómo aprovecharlas

  • Entender el fracaso es el paso más importante que una empresa que quiere desarrollar una estrategia exitosa para su gestión debe dar.
  • FuckUp Nights, a partir de su estudio Gestión del Fracaso marca la pauta para que las empresas desarrollen una cultura interna más resiliente ante el fracaso.
  • Conoce las 9 causas del fracaso, según Amy Edmondson, catedrática en Harvard Business School.
  • Esta es la tipología del fracaso, de acuerdo con el estudio de FuckUp Nights.

Al más puro estilo de la frase: “Rómpete una pierna” donde, a simple vista, se le desea el mal al compañero de escena durante una obra de teatro pero en realidad se le envía toda la suerte, hoy, esperar el fracaso de una empresa es igual a anhelar que no sólo le vaya bien sino que, a partir de aprender de la experiencia y adoptar un enfoque activo, crezca e innove.

“En reconocimiento de la necesidad de adoptar una nueva cultura empresarial resiliente que valore y gestione adecuadamente el fracaso, las empresas están implementando enfoques estratégicos para convertir los errores en oportunidades de mejora”, afirma Eric Jiménez, Gerente General Global de Fuckup Nights, comunidad global enfocada en crear experiencias que deconstruyan la percepción de fracaso.

Con esto en mente, FuckUp Nights busca marcar la pauta a través del libro digital Gestión del Fracaso para Empresas, en el que afirma que para entender el fracaso es necesario mirar hacia atrás y examinar las razones que llevaron a una empresa a cometer errores. De esta manera se puede identificar la raíz del problema, aprender de las experiencias pasadas y fomentar una cultura empresarial que valora la transparencia y la mejora continua.

Según Amy Edmondson, catedrática Novartis de Liderazgo y Gestión en la Harvard Business School, citada en el documento “entender las causas del fracaso es el primer paso para construir una cultura interna que valore la experimentación controlada en la medida en que puede convertir al fracaso en un motor de transformación”.

Ante la pregunta: ¿por qué fracasan las empresas?, la publicación digital incluye 9 causas del fracaso, basadas en Edmondson:

  1. Cuando no se sigue un proceso o práctica
  2. Descuido o falta de atención en las especificaciones
  3. Falta de capacidad, carencia de habilidades y formación necesarias
  4. Proceso inadecuado o seguimiento defectuoso o incompleto
  5. Dificultad constante para ejecutar una tarea (tareas difíciles)
  6. Complejidad del proceso
  7. Medidas razonables que producen resultados no deseados debido a la falta de claridad sobre el futuro
  8. Resultados inesperados
  9. Prueba exploratoria

Para delinear una estrategia de gestión al fracaso es muy importante conocer a este fenómeno cómo “la palma de la mano” y perderle el miedo. Por ello, Fuckup Nights también desarrolló una tipología:

Tipología del fracaso

Hay 3 tipos de fracasos basados en su número de causas: Básicos, complejos e inteligentes que pueden combinarse con 3 tipos de contextos basados en la certeza: consistente, variable y novedoso.  Después están los tipos de fracaso basados en sus efectos secundarios: Deficiencia, exceso e  inconsistencia.

“Los fracasos sólo pueden ser provechosos a nivel individual y colectivo cuando se gestionan adecuadamente. Las propuestas de gestión requieren una mentalidad abierta y un enfoque estructurado para evaluar y aprender de los errores”, comenta Jiménez.

Utilizar el fracaso a favor

De acuerdo con el especialista de Fuckup Nights, el fracaso no es responsabilidad exclusiva de una persona, sino que es parte de un sistema más amplio y complejo. Al comprender esto, las compañías pueden adoptar una perspectiva más constructiva y menos punitiva.

“Al combinar los tipos de fracasos y sus contextos, las empresas pueden encontrar hasta 16 formas distintas de aprovechar los fracasos. Por ejemplo, un fracaso complejo en un contexto variable puede enseñar lecciones importantes sobre la adaptabilidad y la gestión de riesgos”, concluye Eric Jiménez.

Related Articles

Back to top button