Historias

Velominata le da una segunda vida a tu bici con el objetivo de sumar a más gente al ciclismo

Tomar la decisión de subirse a una bicicleta, ya sea por deporte o por cubrir una necesidad de movilidad, es algo que cambia totalmente la percepción de una persona hacia su entorno urbano y social. Ante la emergencia climática que se vive a nivel mundial, cada vez más gobiernos e iniciativas privadas se suman a la promoción de este medio de transporte. Tan solo veamos el caso de ciudades como París, que de la mano de su alcaldesa Anne Hidalgo logró aumentar el número de ciclistas un 62% en tan solo dos años. Este fenómeno se ha visto replicado no solo en ciudades europeas sino alrededor de todo el mundo. En Estados Unidos, la venta de bicis aumentó un 50% generando desabasto. En México, a raíz de la pandemia la venta de bicicletas de disparó un 30% y según datos del INEGI, tan solo en agosto de 2020 se manufacturaron más de 111,000 bicis en el país, lo que representa un incremento del 21% anual y el volumen más grande de bicicletas fabricadas en un octavo mes del año desde 2012.

La búsqueda de bicis en internet también se ha disparado: Mercado Libre, el gigante del e-commerce en Latino América, registró en dos meses más de 1.8 millones de búsquedas con la palabra “bicicleta” dentro de su plataforma.

Pero para una persona que esté iniciando en el mundo del ciclismo, las diferentes opciones, marcas, tipos y tallas de bicis, puede ser algo confuso e intimidante. Además, al ser una industria con diferentes segmentos de precio y especialidad, también puede representar una inversión importante.

Oportunidad de negocio

Dentro de todo este contexto surge Velominata, una tienda física y online que vende bicis semi-nuevas de alta gama con la garantía de ofrecer el mejor producto en las mejores condiciones. Regina Legorreta, CEO y cofundadora, nos cuenta en una plática con Techla sobre el origen y la motiviación de este emprendimiento:

“Mi papá es ciclista y desde chiquita estoy en la bici. En el 2014 iba a rodar y el promedio de edad era de 40 a 50 años y yo tenía 23. Entonces iba yo con puro señor a la bici y cuando quería invitar a mis amigos o a mis amigas, me decían que les prestara una bici, pero yo mido 1.82, mi talla no es la misma que la de los demás”. Regina nos cuenta que mucha gente no conoce que existen tallas y que además en ese momento una bici de ruta barata costaba 15 mil pesos, algo que desmotivaba a alguien que quisiera iniciar en el deporte:

“Entonces si no te gustaba, pues como por qué invertir 15 mil para probarla una vez y que luego no te gustara. No existía nada de renta, ni que ofreciera una posibilidad económica de incursionar en el deporte,” concluye.

En 2019, Regina decide apostar por todo con este proyecto y abre un local en la colonia Juárez en la Ciudad de México. En un principio el modelo no funcionó pues vendía bicis de muy alta gama y a consignación, lo cual le dejaba un margen muy corto. Tiempo después se muda a Polanco y descubrió que mucha gente quería ofrecer su bici vieja como forma de pago, algo similar a lo que sucede con la venta de automóviles.

El equipo de Velominata comprende que hay una oportunidad de negocio en la reventa de bicis usadas y en la toma de estas mismas como forma de pago. Durante 2021 el equipo recibe su primera inversión, lo que les permite abrir un showroom en Santa Fe.

Mercado y modelo operativo

En Latinoamérica el mercado del ciclismo es de 5.6 billones de dólares lo que representa un 25% de este toal en México. Para Velominata esto representa una gran opotunidad en la venta de no solo bicicletas, sino también rodillos, racks, rines, ropa y accesorios.

Si bien Velominata cuenta con un showroom de más de 300 metros cuadrados, también apuesta fuerte al mercado en línea donde a través de un formulario los usuarios pueden venderles su bicicleta. El sistema te ofrece tres posibilidades:

  • Venta a consignación en la plataforma de Velominata
  • Crédito en tiendas aliadas
  • Dinero rápido

El crédito en tiendas aliadas es un recurso que al equipo le ha funcionado bien, ya que establecimientos como People for Bikes, Viansi y Giant, entre otras, les hacen promoción entre sus clientes que buscan realizar un upgrade en su equipo.

La opción de dinero rápido si bien es un recurso que puede salvar a una persona que se encuentre en una emergencia financiera, demanda más requisitos para comprobar la tenencia legal del equipo que se quiere vender.

Velominata cuenta con la ventaja competitiva de tener clientes recurrentes que poco a poco van mejorando la calidad de su equipo. Además tienen un mayor margen de ganancia ya que al no ser distribuidores de una marca, no tienen barreras geográficas para vender en todo el país. El aceptar la bicicleta usada como forma de pago es lo que más valor le ofrece al usuario ya que les da crédito en otras tiendas que a su vez realizan publicidad gratuita a la plataforma. Actualmente llevan más de 1,200 bicis vendidas observando un incremento del 15% cada mes.

Planes a futuro

Uno de los objetivos del equipo de Velominata a corto plazo es redoblar esfuerzos en marketing digital y abrir algunas tiendas estratégicas en el país, tal como lo hacen otros comercios como Gaia y Luuna. También buscará posicionarse mejor con un plan de relaciones públicas, algo que no han logrado establecer del todo bien durante esta primera etapa operativa. Además, están por lanzar un seguro que protegerá a los usuarios contra robos de las bicicletas adquiridas a través de su plataforma.

Regina y el equipo de Velominata ven hacia el futuro con el incremento del uso de bicicletas asistidas, algo que la emprendedora ve “como algo obligatorio”. Por el momento está trabajando de la mano de la marca Specialized para que entender cuántas cargas tuvo la bicicleta, cómo está la batería y qué vida puede tener después de una reventa. “También tenemos que ir educando al cliente, ya que una bicicleta eléctrica necesita otro tipo de cuidados,” comentó al respecto.

En cuanto a la construcción de comunidad, Velominata quiere ser un punto de encuentro:

“Algo muy bonito y lo que creo que es el resultado de lo que estamos haciendo, es ser un punto neutro; el ciclista es muy celoso de su equipo, pero en nuestro café puedes ver gente de todas las tiendas y equipos conviviendo no hay ese sentimiento de pertenencia a un solo club o espacio porque nosotros somos aliados de todos.”

Xavier Escárcega

Comunicador, investigador y corredor de tiempo completo.

Related Articles

Back to top button